Soy Ana M. y voy a enseñarte como superar completamente el bullying que sufriste.

¡Empieza AHORA!

¿Te sientes frustrada a menudo y no sabes cómo gestionar tus sentimientos?

¿Estás cansada de sentirte insegura?

¿Tu vida no marcha como a ti te gustaría y no sabes por qué, ni como cambiarlo?

¿Quieres sentirte libre de miedos y dudas, feliz y ser una mujer completamente realizada?

Si has llegado hasta aquí és porque sufriste bullying en tu infancia o adolescencia y sientes que algo sigue impidiendo que seas feliz.

Si eres una inconformista, sabes que puedes cambiar aquello que te hace daño y estas decidida a dar el paso para pasar a ser tu mejor versión…

Te entiendo perfectamente, yo también he estado ahí.

 

Con 10 años empecé a sufrir bullying en el colegio. Los daños psicológicos fueron grandes y mi adolescencia fue muy difícil.

A pesar de ello soy Ingeniera técnica informática, y nunca me ha faltado trabajo. He podido viajar mucho y he formado una familia de la que estoy completamente enamorada.

Hace dos años tuve una gran crisis personal, en la que me di cuenta de que lo tenía todo, pero no era feliz. Me negué a seguir así, no quería vivir por inercia, quería disfrutar cada segundo y sabía que se puede.

He descubierto de donde provenían mis limitaciones y me he dado cuenta que la herida que tenia por el acoso que sufrí era algo que me estaba marcando en gran medida, aunque yo no era realmente consciente de ello.

Actualmente puedo decir que he logrado conocerme, aceptarme y he descubrir toda mi fuerza interior. Me he quitado de encima la gran mochila que llevaba arrastrando tantos años y me siento libre y segura.

Todo esto lo he conseguido gracias al coaching, donde a través del autoconocimiento y el crecimiento personal he podido cambiar mi vida.

Quitarme mis limitaciones hizo que se abriera en mí un abanico infinito de posibilidades.

De ahí nació mi necesidad de formarme, para crear mi negocio Online y gritar a los cuatro vientos todo lo que se puede conseguir.

¡BIENVENIDA A TU CASA!

Deja que te coja de la mano, y recorramos juntas el camino para que puedas:

Entender en que medida el acoso que sufriste continua marcando tu vida como adulta. Aprender cómo funciona el bullying, que te llevo a sufrirlo (que aún sigue en ti) y te perdones a ti y a las personas que te hicieron daño. 

Eliminar tu estrés y ansiedad. Bajar del  tren de este mundo apoteósico en el que vivimos y para que te centres en ti y en lo que realmente importa.

Quererte a ti misma. Conocerte, a entenderte y aceptarte, para que sepas quien eres y estar segura de ti. Para dejar de hacer lo que los demás esperan de ti, y pases a hacer lo que a ti te gusta y te hace sentir bien.

Eliminar todos tus bloqueos y creencias limitantes que no te dejan ser tú, y no te dejan disfrutar, ni sacar a la luz toda tu fuerza interior.

Rediseñar tu vida, remover todo tu ser hasta el último rincón, replantearte cada parcela de tu vida. Dejar de luchar, dejarte fluir, y que seguir el camino hacia lo que la vida tiene preparado para ti. Hacia la realización personal y la plenitud.

Esto es lo que he aprendido ¡y quiero enseñártelo!

 

Porque se habla mucho sobre bullying y acoso escolar, pero no se habla de sus consecuencias cuando ya se es adulta, y muchas veces quien lo ha sufrido no sabe que tanto el bullying, como los motivos que le llevaron a sufrirlo son un lastre que  le sigue marcando su vida la gran mayoría de las veces..

Porque tu vida la eliges tú, y lo más fácil es quedarse esperando a la suerte o conformarse con lo que se tiene. Pero yo creo que la suerte no existe, que tú eres quien mueve toda la energía, y quiero que pases a la acción.

Porque he comprobado que es posible eliminar todas las creencias limitantes instaladas en ti que no te dejan crecer.

Porque si del 1 al 10 tu vida es un 7 o menos te estás perdiendo muchísimas cosas y yo quiero enseñarte a vivir al 100%.

Porque serás una mejor madre (si lo eres o piensas serlo), evitarás instalar en tus hijos todas tus limitaciones y tus miedos. Impidiendo que ellos sufran lo que tú has sufrido y sabrás acompañarlos para que sean libres y felices.

Porque creo fervientemente en la fuerza interior de cada ser. En que debemos desconectar del sistema y escucharnos a nosotros mismos para encontrar quien somos, y redirigir nuestro rumbo cuando sea necesario.

Porque me encanta ayudar a otras mujeres que han sufrido lo mismo que yo a conseguir que se sientan felices y completamente realizadas.

Si todo esto resuena fuerte dentro de ti y sientes que tienes la necesidad de que trabajemos juntas

SOBRE MÍ:

 

En abril de 1984 vine al mundo. Cuentan que fui una niña curiosa, alegre y que no callaba ni debajo del agua. Me gustaba la gimnasia rítmica y bailar, me encantaba que me rascasen la espalda y me contasen cuentos.

Con 8 años empecé a tener problemas con mis compañeros del colegio, y con casi 10 empecé a sufrir bullying. Fui víctima de maltrato físico y psicológico, y lo que recuerdo es dolor, a un nivel máximo, algo que ningún niño debería experimentar.

Si quieres saber más sobre como fue el acosó que viví y como me perjudicó el resto de mi vida, te lo cuento todo en el post: El bullying que viví al desnudo, y las secuelas que he sufrido el resto de mi vida.

Tras casi dos años de intentar solucionar el problema, mis padres decidieron cambiarme de colegio. Esto acabó con el maltrato físico, pero llegar con 11 años a mitad curso a un colegio nuevo no fue fácil.

Nunca encajé con mis nuevos compañeros y mi preadolescencia no fue feliz.

Al final del colegio colegio cuando iba ya a pasar al instituto decidí que no quería que nadie más me odiara, así que quise pasar desapercibida. Me compré dos chándales que utilicé como uniforme y con un genial corte de pelo parecía un chico.

Este era mi aspecto mi primer año de instituto:

Allí conocí a gente nueva que no sabía nada de mi pasado, con la que pude comenzar desde cero y ganar algo de seguridad.

Mis nuevas amistades me hicieron ir cambiando, poco a poco volví a mi apariencia normal, y entonces conocí a David, del que aún sigo enamorada, y con el que tengo la suerte de despertar cada mañana.

Más tarde me mudé a Alicante para estudiar en la Universidad, donde aprobé la carrera de ingeniería Técnica informática, y nada más acabar, en 2006 empecé a trabajar en una empresa de Barcelona. 

 

Entonces llegaron mis primeras crisis de ansiedad, donde un par de veces tuve que coger bajas laborales porque también me afectaba a nivel físico. Cuando me enviaron al psiquiatra y me recetaron medicación decidí que esa medicación no iba a solucionarme nada.

Con ayuda psicológica y sin pastillas, superé la ansiedad y aprendí gestionarla cuando iba a aparecer. La terapia también me ayudo a superar mi pánico a cruzarme con las personas que ejercieron bullying sobre mi, y mi miedo a hablar en publico.

A pesar de ello, cuando coincidía con gente nueva, o con algunas personas que con las que no tenía confianza, volver a casa era no poder dormir repitiendo las conversaciones.
Pensando que debería haber dicho y lo que no. Arrepintiéndome de muchas de las cosas que decía, y dando vueltas a qué habrían pensado de mí.

Siempre ha habido personas con las que me costaba entablar relación, o con las que me sentía tonta o inferior.

Sabía que tenía pendiente solucionar estos problemas, pero nunca encontraba el momento y lo dejaba como tarea pendiente. No entendía si sufrí bullying por ya ser así desde pequeña, o sí mis bloqueos eran consecuencia del acoso que viví.

Muchas veces me he refugiado en los estudios. Los buenos resultados que obtenía y más tarde el que mi carrera profesional haya ido muy bien, era algo que me ha hecho sentirme una persona válida.

He trabajado como informática en distintos bancos, en Alicante, Madrid y Alemania y nunca me ha faltado trabajo.

Mi vicio y pasión es viajar, así que durante mis años en Alemania aproveché todo lo que pude y visite lugares increíbles.

Playa de Tortuguero, Costa Rica

Nueva York

Conociendo tribu Masai, Tanzania

¿QUE ME HA TRAIDO HASTA AQUÍ?

 

1. Tocar fondo.

En 2014 cuando me quedé embarazada de mi primer hijo, decidimos volver a España a tenerlo cerca de nuestra familia, para luego volver a Alemania.

Al nacer, por varios motivos nuestro mundo dio un vuelco y nos quedamos, empezando desde cero en nuestra ciudad natal.

Este nuevo comienzo fue muy difícil y tanto mi pareja como yo, hemos tenido momentos muy difíciles.

En 2016 nació mi segundo hijo, y fue al poco tiempo cuando me di cuenta de que no era feliz.

Aparentemente tenía todo para serlo, pero yo sentía un gran vacío en mí. Me sentía agotada y no encontraba fuerzas para seguir.

Me levantaba luchando para ser buena empleada, hacer las tareas de casa lo mejor que podía, ser buena madre, amiga, hija y hermana y encima intentar agradar a todos los demás.

Vivía en piloto automático. En casa aumentaban las discusiones, y ya no sabía como actuar. No sabia el origen de lo que me sucedía, pero no podía seguir así.

Necesitaba quitarme de encima mis bucles mentales, el sentirme inferior con algunas personas, mi miedo a ser yo. Quería sentirme libre y dejar de luchar.

 

2. La maternidad

Mis hijos han sido un gran motor. Ellos te hacen sonreír el peor de tus días. Paso todo el tiempo que puedo con ellos y merecen mi mejor versión.

Ser madre ha sido para mí un gran proceso de aprendizaje, en el que entre otras cosas he aprendido sobre crianza respetuosa, educación, inteligencia emocional y creencias limitantes.

Los niños no aprenden lo que les enseñamos, sino que nos aprenden a nosotros. No quería que aprendieran mis miedos ni mis limitaciones.

 

3. Ser inconformista

Estoy segura de que se puede vivir en plenitud. De que la suerte no existe y la vida es lo que nosotros hacemos que sea. Deseaba sentirme realizada en todos los aspectos.

Quiero amar y ser amada, trabajar en algo que me apasione, disfrutar de mi familia y los que me rodean, hacer lo que me gusta, y todo esto siendo YO.

No entendía que  me pasaba ni sabia como solucionarlo, así que empecé a buscar, a leer libros, blogs y ver conferencias a través de Internet. Había leído sobre mindfullness y coaching y sabía que algún día tenía que realizar mi proceso.

Tras tocar fondo supe que era el momento de renacer o morir. Así que por supuesto, elegí ponerme manos a la obra.

 

Y AHORA…

Me siento encantada de todo lo que he conseguido y lo que queda por venir. Sigo aprendiendo y formándome en todo este mundo y pienso seguir evolucionando ¡hasta el infinito, y más allá!

Puedo decir que soy FELIZ, que me siento LIBRE y ha nacido en mi la necesidad de crear esta plataforma online para poder contar a mujeres que están en la situación que yo estaba, todo de lo que son capaces y como lo pueden conseguir.

Y tú, ¿porque no empiezas uniéndote a esta tribu de mujeres empoderadas?

No te quedes parada, el momento es AHORA!

 

Realiza el test y  empecemos a trazar juntas el camino hacia tu felicidad.